Calcetines térmicos

¿Nos ayudas a escalar?Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Los calcetines térmicos, esos grandes olvidados en tu mochila de escalador. Si ya tienes experiencia en la montaña, tanto haciendo trekking, como alpinismo sabrás que una buena protección de tus pies va a ser fundamental para que finalizar tu aventura con éxito.

Te contamos que tipo de calcetín usar según la modalidad de escalada que practiques, los diferentes materiales con los que están confeccionados y sus propiedades aplicadas a tu práctica como escalador.

Qué calcetín usar según modalidad de escalada

Sin duda la calzas o medias térmicas son un gran aliado en las travesías alpinas, tanto para invierno como para a escalada en altitudes donde reina el frío extremo y donde mantener calientes y secos los píes no es una opción sino una necesidad para evitar congelaciones en los dedos.

Tradicionalmente el calcetín de lana fue el gran aliado de los alpinistas del siglo pasado. Aunque es un material que es usado todavía ampliamente, sobre todo en su versión de lana merina (dado que es menos áspera) los nuevos tejidos sintéticos como el gore tex, o el thermolite han hecho evolucionar de una manera muy revolucionaria su uso.

El calcetín térmico en alpinismo suele ser alto y se combina con unas buenas botas para el frío, se ha pasado de unos tejidos gordos y gruesos a otros mucho más finos pero que protegen de una manera mucho más eficiente. Usualmente en invierno y con temperaturas muy bajas, o atacando esas gélidas caras norte se suelen usar dos capas de calcetines, uno térmico que se encargará de mantener seco el pié y otro por encima de este que proporcionará un aporte extra de calor con tejidos como por ejemplo la lana.

En las travesías de montaña que duren varios días será importante usar un calcetín de secado rápido como los coolmax, que permita lavarlo y que se seque rápido. En el caso de que el medio acuoso entre en el interior del calzado un calcetín impermeable también os va a ayudar. No olvidéis el viejo truco alpino de secar el interior de la bota con un trozo de papel, sin duda os ayudará a mantener vuestros pies listos para la siguiente jornada.

Para situaciones gélidas, por ejemplo si os lanzáis a hacer picos de más de 6000 metros existen calzas que incorporan calentadores de los pies,. Están dotados de una pequeña batería recargable y dan autonomía de sobra para una jornada en la alta montaña, donde toda ayuda es poca ante el frío y las condiciones de falta de oxígeno. Son una alternativa a las botas calienta pies.

Si compagináis la escalada con el treking o el senderismo, os pueden ser también de especial utilidad los modelos sin costuras y los antiampollas o anti rozaduras, junto con los que incorporan acolchamientos de diferente grosor en la parte de la planta y refuerzos en puntera y talón.

En la escalada deportiva o de roca es menos usual el uso de los calcetines, aunque especialmente en invierno unos calcetines finos usados en combinación con los pies de cato os mantendrán los pies calentitos mientras escaláis lo que os permitirá disfrutar del problema o la vía ferrata sin padecer las inclemencias del tiempo.

Tipos de tejidos para un calcetín de escalada

Los tejidos de rendimiento alto van a ayudarte a que durante el ascenso mantengas seco y caliente tus pies, elemento fundamental de agarre. Vas a encontrar diferentes tejidos para proteger y dar calidez a tus pies, pero antes de lanzarte a la aventura, quizás sea conveniente que sepas que características tienen y para que están pensados. Estos son los tipos más usuales:

  • Tejido sintético: Suelen combinar diferentes mezclas de fibras. Desde las más clásicas como el Nylon o la Lycra hasta tejidos como el Coolmax, el Isofil, el Gore Tex o los acrílicos tipo Wickspun. Sus características más apreciadas son la ligereza, una reducción en el grosor y sobre todo su capacidad de mantener seco el pie, absorbiendo  el sudor y expulsándolo hacia afuera mediante evaporación. Tienen un lavado y secado rápido, confieren una amortiguación en la pisada más que correcta aunque fallan en el caso de que estén húmedos.
  • Lana Merino: Este tipo de fibra natural vino a substituir a los bastas y gruesas fibras de lana clásica. Su tacto es suave, no pica y tiene un buen comportamiento como absorbente de la humedad, alcanzando una capacidad de hasta el 30 % de su peso. Puedes usarlos tanto en verano como en invierno dado que la fibra es capaz de transpirar y ejercer de reguladora de la temperatura. Tardan más en secarse tras el lavado que los sintéticos y es habitual su uso combinad con los sintéticos de primera capa y los de lana merino de segunda.
  • Seda: Un tejido natural y muy agradable al tacto, es capaz de eliminar la humedad y está muy relacionada con la teoría de las tres capas, surgida antes de la irrupción de los tejidos sintéticos. Son efectivos pero no tienen mucha durabilidad.
  • Algodón: Son los más económicos pero tardan en secarse y absorben mucha humedad por lo que no es el tejido más adecuado para la escalada.
  • Impermeables: Usados como segunda o tercera capa, cuando se sabe que el medio acuoso va a estar presente, quizás los que tienen más renombre sean los Sealsking que también tienes disponibles en nuestra tienda online.

Esperamos que este artículo te haya sido de provecho y que te ayude a decidir que tipo de calcetín para escalar debes de comprar. Ahora ya sabes que un buen aislamiento para el frío empieza por los calcetines. De nada te va a servir que inviertas una cantidad considerable de tu dinero en una botas de última generación si la capa más cercana a tus pies no cumple con las expectativas marcadas a la hora de hacer montaña y escalada.

Ya sabes que tus pies son los que te han de traer de regreso a casa desde la montaña, así que cuídalos, mantenlos calentitos y secos para que estén en óptimas condiciones para realizar la travesía y que puedas volver a disfrutar de la montaña y la escalada lo más pronto posible.

 

Con un calcetín para el frío podrás trepar mejor ayudado por