Cuerdas de escalada

¿Nos ayudas a escalar?Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Si la expresión dame cuerda de escalada te suena, entonces e que sin duda eres de los nuestros. Ya sabes que contar con la soga adecuada a la hora de afrontar una pared es fundamental y además sabes que con el material de seguridad no se juega.

Pero, te has planteado que hay detrás de todas las certificaciones de la UIAA y en que se diferencian de las marineras, nauticas o las gordas sogas de otras actividades. Casa tipo de cabo tiene unas especificaciones de seguridad y resistencia conformando diferentes tipos para escalar. Te lo explicamos más abajo.

Tipos de cuerda para escalar y aplicaciones en la montaña y la roca

A la hora de comprar una lazada de alpinismo y escalada es importante fijarse en su etiquetado. Actualmente suelen contra con uno doble, uno por parte de Unión Internacional de Asociaciones de Alpinismo y otro por otra parte por la normativa sobre etiquetado de cuerdas de alpinismo transcrita de la Unión Europea. Sin entrar en cuestión estas nos aseguran como escaladores unas resistencias  mínimas que nos dan seguridad a la hora de escalar.

Deberemos elegir la cuerda más adecuada según la situación teniendo en cuenta las homologaciones con que cuentan. Los tipos de sogas para escalada se dividen en dos grandes familias

  1. Estáticas; Son las que utilizarás usualmente para el transporte de las cargas suspendidas en la ascensión. Suelen estar hechas de poliamida y no son elásticas.
    1. Semiestáticas; Ideales para progresar, asegurar y también para trabajos suspendidos. Muy usadas en barranquismo y espeología para el remonte. Su diámetro varia entre los 9 y 16 mm  y permiten una pequeña elongación nunca superior al  5 %.
  2. Dinámicas; pensadas para que puedan absorber de una manera eficiente ya que los materiales están fabricados para permitir la elongación y así limitar el la carga soportada por el escalador en la caída. Son el tipo clásico que se usan por escaladores y alpinistas.

Como hemos comentado es importante saber que homologaciones cumplen estos cabos dinámicos. Según las especificaciones podemos encontrar tres tipos de lazadas dinámicas, aunque el progreso de las técnicas de fabricación han hecho que muchos cabos cumplan con 2 o incluso tres homologaciones a la vez. Estas son los usos según homologaciones a la hora de escalar:

  1. De uso simple; son las más populares en las escalada en roca por su fácil utilización a la hora de montar mosquetones cintas planas o exprés. Han de estar marcadas con un 1 rodeado de un circulo y un elemento que te facilitará su uso es que estén marcadas en su punto medio para cuando la uses para rapelar. Es conveniente que cuenten con tratamientos antiaristas. Factor de caída 12kN.
  2. De uso doble; vienen marcadas con 1/2 dentro de la circunferencia y son las usadas en el alpinismo o escalada de montaña, ya que siempre se asegura mediante dos sogas. Los tratamientos repelentes de agua o dry y los antiaristas son más que aconsejables para la modalidad alpina
  3. Las gemelas; con un diámetro ultrafino son usadas en las cordadas de montaña por su facilidad de uso (es casi como la simple) pero asegurando de manera doble. No es conveniente que en la cordada aseguren más de dos alpinistas. Se representan con un anillo entrelazado

Partes de una soga para escala

equipamiento escalada
Partes de un cabo de escalada

Básicamente cuentan con dos partes, una interior denominada alma y otra exterior llamada camisa. El alma en la parte interna no visible está conformada por miles de hilos y fibras que son responsables de la mayor parte de la resistencia del cano, pudiendo variar entre un 60 y 80 % de la resistencia conferida.

La camisa también aporta resistencia, pero su objeto fundamentas es la protección de la parte interior de los roces, rayos ultravioleta, etc. Es aquí donde se suelen aplicar los tratamientos repelentes del agua, antiristas o antiabrasión

Gracias a las cuerdas subirás, pero te puede ayudar a trepar