Deporte de riesgo: La escalada y tu seguridad

¿Nos ayudas a escalar?Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

para cabo de anclajeLa escalada está considerada como un deporte de riesgo. A la hora de comenzar a escalar en montaña tenemos que tener presente una serie de cuestiones imprescindibles para tener siempre a salvo nuestra seguridad.

Más allá de la formación en escalada que hayamos recibido hay que tener presente una serie de normas básicas de seguridad que nos serán muy útiles en nuestras expediciones.

Normas básicas de seguridad al escalar

Con el que no se nos olvide nada, el montañero Alberto Ayora pubicó el libro ‘Gestión del riesgo en la montaña y en actividades al aire libre” que pretende ser una guía de referencia para lo que se debe y no se debe hacer en la montaña. Basándose en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, este decálogo también sirve de referencia para ayudar en aquellos trabajos en altura que necesitan de una formación específica de escalada.

Qué normas de seguridad debemos de seguir en los trabajos y deportes de riesgo como el alpinismo

  • Evitar los riesgos.  Se aplica sobre todo en la fase de planificación, el objetivo en montaña es reducir la exposición a los riesgos.
  • Evaluar los que no se puedan eliminar: Exige identificar aquellos riesgos que están presentes en el medio, analizar las causas que los originan, valorar la tolerabilidad del riesgo y determinar qué medidas son las más adecuadas para su control.
  • Combatir los riesgos en exposición: Siempre es preferible actuar, sobre el origen del riesgo, en segundo lugar sobre el medio de transmisión y por último sobre el receptor.
  • Adaptar el trabajo a la persona: Cada persona tiene que hacer lo que puede hacer, y resolver los problemas de la forma que está capacitada para hacerla y con el material de escalada adecuado.
  • Tener en cuenta la evolución técnica: Implementar las evoluciones siempre que sepamos utilizarlas bien y que no supongan riesgos añadidos.
  • Sustituir lo peligroso: Reducir el riesgo.
  • Planificar la prevención integrándola en la prevención de la empresa: Debemos crear un Observatorio de Seguridad de Nieve y Montaña, con criterios de clasificación unificados, que proporcione datos precisos, con personal dedicado al análisis de los mismos, y que facilite la información necesaria para la toma de decisiones y la planificación de políticas de prevención. 
  • Medidas que antepongan la seguridad colectiva a la individual: Hay que promover medidas concretas que antepongan el bien colectivo.
  • Informar a los trabajadores: deben ser conscientes de las dificultades para poder resolver por sí sólo las situaciones de riesgo. Enfocado principalmente a los trabajadores en altura.
  • Aprender de lo sucedido y mejorarlo. La importancia de la experiencia nos debe servir para resolver problemas que en un futuro nos llegarán y que se pueden asemejar a problemas del pasado.

Para tu seguridad quizás te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *