Botas de montaña

¿Nos ayudas a escalar?Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Si te preguntas qué tipo de botas de montaña comprar has llegado a la web indicada. Dependiendo de la actividad que vayas a realizar, ya sea senderismo, trekking o media o alta montaña será más conveniente un tipo de calzado u otro.

Independientemente del grado de dificultad existen una serie de características que deben de cumplir para que volver no acabe siendo un suplicio.  Tu calzado debe de ser transpirable, contar con suelas antideslizantes y contar con una adecuada sujeción de los tobillos. En de escalada te contamos con que tipo de bota vas a acertar, aquí una muestra.

Tipo de calzado de montaña según actividad

Tus pies son la base sobre lo que se asienta y avanza tu cuerpo. En actividades exigentes al aire libre deben de contra con una adecuada protección, si estos te fallan, te fallará todo lo demás. Veamos pues que tipo de calzado es más adecuado según la dificultad de la travesía alpina.

Zapatillas de montaña blandas

Son la más adecuadas para actividades que no van a presentar demasiadas dificultades, estas son parecidas a las habituales zapatillas deportivas pero con una suela con mayor adherencia y agarre. La ligereza de este calzado alpino nos ayudará en la progresión por zonas donde una suela dura no nos servirá de mucho. En caso de recorrer zonas con agua o barro puede resultar adecuado el uso de una bota impermeable o de goretex que nos mantenga secos los pies y que con su media caña nos proteja los tobillos. Ya se sabe donde hay agua suelen haber cantos rodados.

Calzado semirígido o técnico

Cuando la ruta se complica y el trekking empieza a ponerse duro es fundamental que nuestros tobillos estén bien protegidos. Una torcedura en plena montaña es un grave problema y si se puede evitar hay que poner medios. En la media montaña además es fácil que encuentres piedras y cantos con afiladas puntas, la suela semirígida no permitirá que acabes con tu planta del pie destrozada por ellos pero será lo suficientemente flexible como para aportar comodidad en el camino. No obstante, un consejo. No salgas a hacer una ruta larga con estos botines semirígdos sin antes haberlos fogueado en alguna ruta corta. Es una buena manera de evitar ampollas y rozaduras.

Calzado de suelas duras para alta montaña

Las suelas son de una dureza tal que pueden llegar a asemejarse a unos botines de esquí. Con estas zapatillas no es fácil andar ya que su torsión es mínima

Suelen contar con un peso elevado, aunque algunos modelos como los de la Sportiva Nepal lo han logrado minimizar bastante, Es un tipo de calzado técnico usado para rutas muy exigentes y donde los tobillos están muy bien sujetos. Suelen también contar con adaptaciones para el uso de crampones semiautomáticos e incluso automáticos, ya que el paso por zonas de hielo puede ser habitual.

En esta bota de alta montaña la capacidad de retención térmica es también fundamental, dado que las temperaturas de as que deben de proteger a pies y dedos pueden ser muy extremas, con unos niveles de oxígeno bajos lo que en conjunto puede producir congelaciones.

Elementos de los calzados alpinos

En la elección de tu bota para escalada o trekking es conveniente tener en cuenta como deben de ser cada uno de los elementos que los conforman, así tenemos:

  • Suela: Agarre y resistencia deben de ser sus cualidades las suelas Vibram son las más comunes aunque Salomon cuenta con su propia versión.  Hay que fijarse en los tacos, el dibujo y sus capacidades de antideslizamiento y muy especialmente en la capacidad de absorción y amortiguación de los impactos.
  • Impermeabilidad: El tiempo cambiante en la montaña siempre aconseja que tu calzado sea impermeable. Caminar y escalar con los pies húmedos no es nada aconsejable y hará de tu ruta un suplicio innecesario.
  • Altura de la caña: Según lo intrincado del terreno tu tobillo necesitará más protección, mediacaña y alta para terrenos arriesgados.
  • Transpiración: Casi tan incómodo como tener el pie mojado por el agua es llevarlo chopado por el sudor. Contar con una membrana transpirable que de ventilación a nuestros pies es fundamental.
  • Dureza: Conferida especialmente por las suelas. A medida que el terreno se vuelve más complicado la dureza de tu calzado también deberá hacerlo.
  • Acople de crampones: Con unas semirigidas podrás coprar unos crampones de correas, no obstante para los automáticos y semi hay modelos con hendiduras especiales en las punteras que facilitan su acople.
  • Peso: A menor peso menor fatiga. En este punto se ha avanzado bastante y para comprar un zapato resistente ya no hace falta que pese como un saco de piedras.
  • Materiales: Los materiales sintéticos como kevlar, y diferentes fibras de carbono y vidrio han ido ganando peso en la fabricación de los cazados alpinos. Estos son ligeros y transpirables aunque no han conseguido todavía igualar la adaptabilidad al pie del escalador que confiere el cuero. Este por contra es menos transpirable. Según tu actividad elige unos u otros.

Además de calzado para la montaña puedes comprar también