Pies de gato

¿Nos ayudas a escalar?Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

 

Los pies de gato son uno de los materiales de escalada más difíciles de elegir. Seguro que ya lo sabes, es difícil encontrar el equilibrio entre el máximo ajuste y sensibilidad y un “cierta” comodidad o como mínimo que no lleguen a estropearte el día.

Con estas zapatilla de escalada cuanto más adherencia logres menos cargaras el tren superior de brazosy dedos. De ahí su importancia dentro del equipo para escalar. Si estás empezando en esto, debes de saber que no se deben de elegir como unas zapatillas al uso, la zona de la puntera debe de quedar completamente rellenada con tus dedos, estando los dedos ligeramente flexionados en forma de garra.

Consejos a la hora de comprar garras para escalar

Una vez ya te ha quedado claro que el ajuste es algo básico, debes de saber que también debe primar el que te sientas a gusto con ellos, tu juego del pie no debe verse modificado y si acabas sintiendo dolor, sin duda, estos no serán adecuados para ti.

Vas encontrar muchas marcas y modelos disponibles, Tenaya, Boreal,Tulson la Sportiva, Ocun, Mammut, Millet o Simond cuentan con numerosos modelos que gozan de prestigio entre los escaladores y son plenamente recomendables.

Un consejo a seguir es comprar la talla pensando en que los pies se expanden con el ejercicio. Por tanto esto deberás de tenerlo en cuenta a la hora de elegir el tallaje de tus garras de escalada. Afortunadamente en nuestra tienda de montaña si la talla no es la que realmente necesitas puedes devolverlas sin preguntas, ni costes añadidos, así que por esa parte no debes preocuparte.

También debes de tener en cuenta que si practicas la modalidad clásica es conveniente que las zapatillas te vayan un poco más holgadas. El mayor duración en los largos, además de las posibles inclemencias del tiempo que pueden hacer que tengas que usar calcetines térmicos recomiendan que sea así diferenciándose de la deportiva y bouder.

Tipos de pie de gato y maneras de escalar

Según la modalidad de escalada que practiques y el material sobre el que escales puede ser más conveniente el uso de una garras u otras. Estos son los tipos de garras de gato más usuales:

  • Rígidos o duros: Funcionan a modo de una bota de alpinismo (salvando las distancias) y te van a permitir asentarse sobre presas y regletas muy pequeñas mientras el pie está en horizontal y tu trabajando en la vertical. Esta dureza va a permitirte no forzar en demasía los gemelos. Son ámpliamente usados en la escalada en placa que da mucha importancia al juego del pié. Como desventaja tendrás una perdida de sensibilidad que deberás valorar.
  • Blados: Obviamente su principal virtud es la sensibilidad y es por eso que si practicas el búlder o la deportiva serás un fanátic@ de ellos. Para grados altos se comportan muy bien. En resumen para las situaciones en las que no es necesario descansar el peso del cuerpo sobre las extremidades inferiores y estas se comportan como si de una mano o “garra” más se tratase.
  • Simétricos: Con una horma parecida a la de tus zapatillas, son cómodos y se usan por los escaladores clásicos de una manera profusa. No te van a dar una sujeción extrema en las regletas o presas pequeñas pero tampoco es su misión. Son unos buenos modelos para un escalador novel.
  • Asimétricos: Son estas garras de formas sinuosas y que dirigen el punto de apoyo hacia tu dedo gordo. Son especialmente útiles para asirse a la más mínima grieta en los grados superiores. Si practicas la deportiva antes o después te compraras unas.
  • Suela curva: Son bastante incómodas y son usadas en la escalada en bloque para obtener la máxima tracción sobre grietas pequeñas teniendo el pie en vertical. Sirven para lo que sirven. Ni más ni menos.
  • Suela plana: Son las más más usadas y su curvatura es mínima como la del calzado convencional .
  • Cierre con velcro: Cuentan con la ventaja que cuando llegas a una reunión y tienes el pié fatigado por el ajuste, vas a poder liberarlo de una manera rápida. Esto es una gran ventaja en cuanto a comodidad. En el bloque y la deportiva puede ser necesario dar descanso a tus dedos varias veces al día por lo que va a ser muchísimo más practico contar con estas garras de velcro que usar unas de cordones. Su practicidad es el punto a favor de este tipo de cierre.
  • Cierres con cordón: Esta modalidad da un ajuste mucho más perfecto que las de velcro y también puede ser de utilidad si cuentas con un pié que se salen de la normalidad en cuanto a forma y volumen. A tener en cuenta.
  • De piel: La mayor parte de las modalidades de escalada usan las garras sin calcetines, por lo que el tacto suave de la piel es agradecido por todos los escaladores. La piel como material natural es más dado a ceder, por lo que puede variar el ajuste, pero normalmente va cediendo en la misma mesura que tu pié va hinchándose por lo que no suele representar un problema.
  • Sintéticos: No ceden tanto y la transpiración no suele ser la más adecuada. Si te haces con uno de estos valora el material y como va a evacuar el sudor.
  • Bailarinas: Siguen siendo las reinas el el rocódromo y el boulder. Aúna características y ventajas de los cierres de velcro y cordones. Cosa muy positiva y por lo que su uso es muy común.

Con este agarre solo te faltará llevarte