Tekking por el Bosque de Laurisilvia

El trekking por el bosque de Laurisilvia  varios nombres: sendero de Marcos y Cordero, los Tilos y senda de la reserva de la biosfera.

La ruta conduce hasta los nacimientos de agua de Marcos (antiguo propietario de la zona) y Cordero (ingeniero que canalizó los nacientes).

Acceso al trekking de la Palma

Hasta allí se puede llegar atravesando un bosque de laurisilva que parte de la localidad de Las Lomadas subiendo un desnivel considerable.

También puede alcanzarse desde la zona de Los Tilos. Un recorrido circular desde Las Lomadas (mejor desde la cercana ermita de San Pedro) hasta los Nacientes, con un desnivel aproximado de 1000 metros, y la bajada hasta Los Tilos, donde hay un centro de información y un bar, parece recomendable. Un taxi providencial nos devolverá hasta nuestro vehículo en la posición inicial.

Quedan pocas selvas de laureles. Las dos más espectaculares parecen estar en La Gomera y en La Palma. Tenemos el privilegio de andar por una de ellas, de interés tan notable, que ha recibido la protección internacional como reserva de la biosfera.

El ascenso por un antiguo sendero y alguna caída de aguas se produce atravesando una masa tan frondosa que apenas deja pasar la luz. Conforme se alcanza altura y se gana el mar de nubes el ambiente te retrotrae hasta el periodo terciario.

Tan sólo algún pino canario te saca del asombroso pasado botánico que todavía perdura en este entorno, para admiración y reverencia del caminante.

Apresado por la belleza sobrecogedora de la flora, se entretiene la mente, imaginando la fauna que pudo poblar antaño esta tierra. La fantasía se despierta de inmediato y produce imágenes selváticas ecuatoriales, de especies desaparecidas hace millones de años y, en las zonas más trabadas, de tierras inventadas.

El recorrido

Quizá Tolkien pudo imaginar alguna de las tierras de leyenda en lugares como éste. Anonadado por la verde belleza vegetal, sorprendido por la lluvia ficticia que generan los pocos pinos canarios que luchan por conseguir un espacio entre la laurisilva, se consume el ascenso hasta alcanzar la Casa del Agua (o del Monte), donde se puede tomar propiamente la vía de Marcos y Cordero.

Se trata de un paraje encantador, de belleza inimitable, que discurre paralelo a la acequia que recoge el agua pura y cristalina de los nacientes. La senda discurre a través de trece túneles (imprescindible el frontal) en una zona de accesibilidad difícil que hace pensar en las penurias que debieron sufrir los trabajadores que tallaron la roca para poder conducir el agua hasta el lugar deseado.

Se ve aquí que no siempre la mano humana destruye al medio ambiente ya que se consigue una simbiosis extraña entre naturaleza y obra de ingeniería, de extraordinaria belleza. El mar de nubes ocupa con frecuencia esta altura, por lo que no están garantizadas las vistas amplias: no importa, pues la ausencia de vistas majestuosas acentúa el deleite en los detalles botánicos y acuáticos.

La sensación que produce circular por el túnel cercano al Naciente de Marcos, que discurre justo por debajo del surgimiento de aguas, es inigualable ya que, literalmente, caminas por debajo de una fuente que surge por cada poro del túnel.

En la salida, un último desnivel con unas escaleras te lleva hasta el Naciente de Cordero, de aguas más tranquilas. Desde ahí se puede bajar hasta la zona de Los Tilos.

Este camino es el más singular que jamás he recorrido: su belleza selvática, su arraigo intemporal, sus connotaciones fantásticas, el milagro del agua dulce naciendo continuamente, durante todo el año, en medio del atlántico, y la levedad de la mano del hombre sobre el paisaje producen una emoción que aún me acompaña.

Si vas de  senderismo aquí tienes nuestra propuesta, buen precio , llegada en 24 h y si no te gusta puedes devolverlo sin coste adicional

 

Sending
Valoración de lector
0 (0 votos)
Valoración por comentarios 0 (0 reviews)

Deja tu comentario

Sending