Ruta senderista de Izfalada en Huéneja, Sierra Nevada

La ruta senderista de Izfalada atraviesa el paraje natural de Los Castaños, al pie de Sierra Nevada y junto al río Izfalada.

Es un lugar de extraordinaria belleza y poblado por árboles milenarios. Todo el entorno, por otra parte, es un lugar ideal para practicar el senderismo y el contacto con la naturaleza, tanto por su flora como por su fauna y también por las construcciones típicas como molinos de agua, cortijos y cobertizos realizados con pizarra.

El sendero de Izfalada

  • Longitud: 10 kms
  • Ruta circular
  • Duración: 2 horas
  • Dificultad: media

Mapa de la ruta

Siempre es interesante contar con un mapa de la zona, te lo puedes bajar de manera gratuita tanto en PDF como para el GPS de tu móvil pinchando en este botón

La ruta prevista discurre por la montaña siguiendo el cauce del río del mismo nombre.  El área recreativa de Los Castaños es el punto de partida de la ruta, después de realizar los oportunos estiramientos comenzamos la caminata, no sin antes conocer algo más de este curioso paraje.

En este merendero, poblado de castaños, era donde los vecinos del pueblo quemaban a las brujas en la antigüedad. Así, si el castaño ardía sólo por dentro se trataba de una bruja, mientras que si ardía entero la mujer resultaba ser inocente, aunque fuera demasiado tarde para salvarla.

A continuación, nos dirigimos al Molino Bajo, un antiguo molino en proceso de rehabilitación situado a pocos metros del área recreativa y cogemos una vereda que conduce al interior de la Sierra. A partir de aquí seguiremos los hitos de madera pintados con una flecha blanca que indican que estamos en una ruta homologada por la Junta de Andalucía.

Cogemos esta vereda y vamos bordeando la Sierra, poblada de olivos, encinas, castaños y vegetación propia del ámbito mediterráneo. A medida que avanzamos observamos la separación de los estratos en la montaña, los cultivos dan paso al pino carrasco y a la pizarra que indican que nos encontramos en una zona de la Sierra con mayor altitud.

A medida que vamos ascendiendo podemos observar el río Izfalada a nuestros pies. Continuamos la vereda para hacer nuestra primera parada a la hora y media de la caminata; el lugar elegido es el molino de Pedro, en el que se molía el cereal antiguamente. Aunque hoy está en desuso, el guía de la expedición explica que existe un proyecto que pretende convertir el antiguo molino en una granja escuela.

Tras el descanso iniciamos el descenso a través del sendero siguiendo el curso del río Izfalada, antes de llegar al área recreativa podemos desviarnos del camino para visitar la ‘pantaneta de Izfalada’, que debido a su poca capacidad se destina exclusivamente al riego de los campos. La ruta termina de nuevo en el área recreativa de Los Castaños.

Donde alojarse

Si te lo quieres tomar con tranquilidad aquí puedes encontrar tu alojamiento a buen precio


Booking.com

Los baños árabes

Tras la excursión, el viajero puede completar la ruta con una visita al municipio de Huéneja, un pueblo que tiene su origen en la cultura del Algar. Durante la época musulmana se hizo fortaleza, hasta el punto de que en sus alquerías descansó Boabdil varios días a finales del año 1490. Tras la conquista cristiana dependió del Marquesado de Rodrigo de Mendoza y tras la reconquista sufrió una repoblación con gente de varios lugares de la península.

El pueblo de  Huéneja

Situad en el borde oriental de la meseta del Marquesado de Zenete, en el límite con la provincia de Almería, Huéneja forma parte del Parque Natural de Sierra Nevada. El acceso se realiza a través de la A-92 dirección Almería.

Una vez entramos en la carretera que atraviesa el término municipal, giramos hacia la derecha siguiendo la indicación de la piscina municipal y las instalaciones deportivas por un camino de tierra que desemboca en el área recreativa de Los Castaños, el inicio de nuestra ruta.

La comarca de Guadix se distingue por un paisaje que mezcla la alta montaña con los Valles de formaciones arcillosas que recuerdan el Oeste Americano.

El lugar nos depara un paisaje con una belleza dura por su contraste. La situación estratégica de la zona, catalogada a lo largo de la historia como “cruce de caminos” entre el Levante y las costas almerienses ha favorecido el asentamiento de culturas a lo largo de la historia en esta comarca. Su riqueza monumental, histórica y paisajista es evidente y buena muestra de ello los numerosos pueblos que se pueden visitar.

El viajero apasionado se desplaza esta semana a Huéneja, un pequeño municipio de la zona norte de la provincia que promete un regreso a los orígenes, un enclave privilegiado situado al pie de la Sierra Nevada, que conserva en su término municipal parajes aún vírgenes donde sentir la vida, lugares en los que el hombre congenia perfectamente con la naturaleza.

Los Loberos de Huéneja

Huéneja es pura tradición e historia, prueba de ello son sus típicos barrios, cuya estructura urbanística adopta una trama concéntrica en su parte más antigua.

Uno de los barrios más peculiares es el del Albaycín en el que habitaban los más poderosos notables musulmanes y que destaca de forma especial por la arquitectura de las viviendas de estilo morisco, y por la estructura de sus callejones sin salida, estrechos y con numerosas pendientes. Esta profunda y antigua arquitectura invita al viajero a sumergirse por sus estrechas y asimétricas calles, a través de sus paredes blanqueadas con cal y a sumergirse entre sus recónditas esquinas para intentar percibir su historia e  imaginar su leyenda.

Una de las leyendas más famosas de Huéneja tiene como protagonistas a los propios vecinos del municipio, apodados antiguamente como ‘los loberos’. Cuenta la tradición que estos vecinos cazaban los lobos recién nacidos en la Sierra y al cabo de un tiempo se dedicaban a pedir por las casas, si el huésped no les daba aquello que pedían, les amenazaban con echarles a los lobos. Aunque en Huéneja existen mil lugares que visitar, el viajero opta hoy por el contacto del hombre con la naturaleza a través del senderismo, una ruta circular de dos horas de duración que se puede complementar con una visita al municipio  para empaparse de su cultura y su historia.

En este municipio hay que destacar los baños árabes de Huéneja, los más grandes de toda la comarca, conservados casi en su integridad y declarados recientemente Bien de Interés Cultural. Del siglo XVI es la ermita de Nuestra Señora de la Presentación y de la misma época, levantada sobre la antigua mezquita, es la iglesia parroquial de la Anunciación, con imágenes policromadas del siglo XVIII en su interior.

Ruta por el Izfalada
  • Huéneja rutas y senderos
4

Resumen

Visita a Huéneja y sus rutas senderistas

Sending
Valoración de lector
0 (0 votos)
Valoración por comentarios 0 (0 reviews)

Deja tu comentario

Sending