Saltos en barranquismo: Protocolos de seguridad

Los saltos en barranquismo se rigen por un protocolo que se basa en la comprobación de la profundidad de la poza de la recepción incluso pese a ser un barranco conocido.

Saltos en barranquismo: Protocolos de seguridad 1

En muchos casos y sobre todo después de crecidas, la profundidad de las pozas puede variar drásticamente al rellenarse de sedimentos o simplemente alojar algún tronco o bloque no visible desde el lugar de partida.

Comprobación de las profundidades de las pozas

Para comprobar la profundidad y la ausencia de obstáculos, lo deseable sería que uno de los miembros del grupo descendiera utilizando cualquier otra técnica y mediante el uso de una máscara de buceo, comprobara la idoneidad de la recepción.

En muchos casos, todos cometemos la imprudencia de valorar de una forma ligera la perfecta viabilidad del salto. A veces, convencidos porque conocemos el descenso (recordemos que en cuestión de un instante, la profundidad puede verse modificada al caer un bloque inestable o un árbol). Otras veces, nos dejaremos llevar por la simple observación de la poza (a veces, el agua muy transparente puede engañarnos en cuanto a la profundidad así como la incidencia de los rayos del sol o posibles sombras.

En otros casos, el agua con sedimentos o los lugares oscuros, impedirán esa observación a priori, lo cual debiera hacer que dudáramos de la posibilidad del salto). Otro aspecto, a considerar a la hora de plantearse el salto, debería ser la comprobación de que no existan obstáculos durante el propio salto como ramas en nuestra trayectoria o salientes rocosos. Además la salida desde el punto del salto debiera ser un lugar accesible de forma segura, estable y no resbaladizo, lo que pudiera provocarnos un desequilibrio no deseado a la hora de tomar impulso.

Saltos en barranquismo: Protocolos de seguridad 2

A la hora de saltar, trataremos de evitar el tomar impulso con los dos pies, de tal manera que pudiéramos desequilibrarnos. El salto se ha de realizar tomando impulso con un solo pie mientras que sobre el otro descansa el peso de nuestro cuerpo. Hay que evitar en lo posible tomar carrerilla. Pensemos que, si al forzar el salto tomando carrerilla, perdemos el equilibrio o resbalamos, la posible caída al agua de una forma descontrolada puede ocasionarnos graves consecuencias, mayores cuanto mas envergadura tenga el salto.

Las fases de salto en barranquismo

Durante la fase aérea del salto y en función de la altura del mismo, deberemos adoptar ciertas posiciones. Si el salto no es muy largo, saltaremos con el cuerpo derecho, los brazos pegados al cuerpo y las manos preferiblemente sobre el pecho, facilitando la penetración en el agua.

Si el salto es grande (algo solamente aconsejable a personas perfectamente conocedoras de la técnica), el llevar los brazos abiertos durante la primera fase del mismo nos ayudará a mantener el equilibrio en el aire. Luego, y antes de entrar en el agua, adoptaremos la posición descrita anteriormente para evitar posibles luxaciones en los hombros. En estos casos, la posición del cuerpo ha de ser perfecta. Las piernas, deberán ir siempre juntas y ligeramente flexionadas para prevenir y amortiguar cualquier tipo de impacto.

Al entrar en el agua, trataremos de encogernos, abriendo las piernas o mejor dicho, las rodillas y manteniendo los tobillos juntos. También trataremos de abrir los codos.  Esta fase del salto tiene como finalidad hundirnos lo menos posible al ofrecer una mayor zona de rozamiento al agua. Es muy importante sincronizarla con la entrada en el agua ya que si se realiza antes, el impacto contra la superficie puede ocasionar alguna lesión. Recordemos que, según las tablas, en un salto de 5 metros se alcanza una velocidad de unos 35 km/h, suficientemente considerable si la postura al entrar en el agua no es la correcta.

saltos barranquismo

Los saltos también pueden ocasionarnos lesiones en los tímpanos debidos a la diferencia de presión. Es recomendable saltar con la capucha del neopreno puesta que actuará de amortiguador aunque existe también la teoría de que el aire contenido entre el neopreno y nuestro cuerpo, impulsado por la presión producida al entrar en el agua y condensado en la zona de la cabeza al ser retenida por la capucha, pueda afectar también a los tímpanos.

Otro problema puede ser ocasionado en la nariz al producirse una fuerte congestión debido a la presión del agua. Estos problemas pueden tratar de minimizarse expirando con fuerza justo antes de producirse la entrada en el agua con el fin de tratar de igualar presiones.

Consejos de seguridad de salto en barranquismo:

  • Nunca saltar sin la previa comprobación de la recepción y la limpieza del salto.
  • Saltar siempre con casco, independientemente de la altura del salto y sin la mochila.
  • Nunca saltar tirando la mochila o saca con la cuerda o cuerdas antes de asegurarse que todos los componentes del grupo van a saltar sin dudar. Esto significa que lo idóneo será que el último en saltar, que por otro lado, ha de ser una persona con suficientes conocimientos como para poder instalar cualquier posible maniobra de cuerda en caso necesario, se deshaga de las cuerdas justo antes de saltar, siempre que tenga claro que va a saltar sin dudar.
  • En el caso de varias pozas encadenables mediante un rápel, no saltar todo el grupo a la poza intermedia sin la previa comprobación de la perfecta viabilidad de los siguientes resaltes. Quedar atrapado en una poza colgada sin posibilidad de instalar o de saltar a la siguiente puede ocasionar un grave problema.
  • Evitar los saltos de considerable altura si no se dispone de la técnica suficiente para realizarlos. A partir de 5 o 6 metros, una mala recepción o una sobrepresión en los tímpanos o en la nariz nos puede ocasionar daños considerables.
  • Nunca saltar de cabeza. Esta técnica solo es aconsejable en ciertas maniobras de aguas vivas pero nunca en saltos normales.
  • Efectuar siempre el salto una vez estemos seguros de que la zona de recepción ha sido despejada por el anterior saltador.
  • Ante la menor duda, es preferible evitar el salto. En este caso deberemos recurrir a rapelar o destrepar, si ello es factible. Cabe llamar la atención sobre que nunca un salto debería ser obligatorio para nadie. A veces, demasiadas tal vez, se observa como cabeceras de rápeles en cascadas mas o menos saltables en ciertas condiciones, son desmanteladas por personas que quizá nunca se hayan planteado que las condiciones de un descenso pueden (y de hecho lo hacen) variar en pocos instantes, incluso el saltador mas insaciable puede sufrir una lesión previa a ese salto que aconseje su descenso utilizando cuerdas. Nunca deberá ser forzoso el salto para todo el mundo y por supuesto tampoco se deben de desmantelar las cabeceras de rápel, aparentemente inútiles para algunos. Estas no estorban para saltar. Con ignorarlas y no usarlas, es suficiente.
  • No olvidarse la mochila en la cabecera del salto, algo insólito pero que ocurre a veces.
Saltos sobre pozas
  • Saltar sobre pozas
4

Resumen

Como saltar en barrancos

Sending
Valoración de lector
0 (0 votos)
Valoración por comentarios 0 (0 reviews)

Deja tu comentario

Sending