Escalada en los Andes – Diario de expedición a la Cordillera Blanca

 

Día 1 de todo menos escalada

Hola a tod@s, todo muy bien, he llegado a Madrid sobre las 21:15 p.m. Esta noche la pasaré en un hotel concertado con la compañía Air Comet de 4 estrellas, ya que el vuelo a Lima no sale como estaba previsto que era a las 00:45 de esta noche, saldré para lima a las 08:00 AM de hoy 1 de Julio de 2008.

«Así es la aventura»

La verdad que es un hotel muy cómodo a las a fueras de Madrid, y gratis por el retraso del vuelo, hasta tiene mini bar con birras en la habitación.

Si todo va bien estaré en Lima sobre las 7 u 8 de la noche de mañana, hora Canaria, (Lima – 6 horas menos en lima)

He conocido a unos aventureros de Girona que van para el Machupichu, hemos coincidido en el aeropuerto y también vienen en el vuelo hacía Lima, buena gente. De hecho hemos facturado el equipaje junto y hemos intercambiado impresiones.

Ha sido de risa como convencí a la encargada de facturar el equipaje de mano que en principio no quería dejarme pasar, debido a mi exceso de peso con el mismo, un par de frases sobre lo oficialidad y la importancia de esta expedición, la ropa técnica de montaña que llevo en esa mochila y una sonrisa canariona con mi sonrisa profident… y zasss! me salgo con la mía.

 

Ya en el hotel he compartido habitación con los compañeros de Girona, pero he tenido que bajar al ordenador del hotel, sin poder dormir e intentar escribir esta especie de mini crónica, ya que uno de ellos, el pobre, ronca que pa´que…jaja ya dormiré en el avión.


Booking.com

He pactado con ellos que cojamos un taxi desde el aeropuerto de Lima hasta el barrio de Miraflores, les voy asesorar donde pueden quedarse y así pagaremos entre los tres unos 6 dólares y poco ya que si lo cojo yo solo me cuesta unos 20 dólares.

De hecho aprovecharé para comer y estar con estos amigos de Gerona haciendo tiempo hasta que salga mi guagua.

«La aventura está en uno mismo»

 Día 2 llegada a Perú

 

Hola a tod@s he llegado a lima a las ocho de la noche, hora canaria, dos de la tarde de Lima con la intención de enganchar con la guagua, pero al parecer no hay plazas y he sacado billete para mañana a las 9 AM hacia Huaraz, dos de la tarde hora canaria, llegaré a Huaraz a las 17,30 de la tarde 6 horas más en Canarias. Esta noche la paso en Lima, en un albergue con los compañeros de Gerona y mañana nos despedimos, pues ellos marchan para Arequipa y yo a Huaraz.

Joaquín, Antonio (taxi) Raúl y yo momentos antes de despedirnos en Lima.

Día 3 Huaraz altitud 3.100 metros

Huaraz Perú

Hola a todos, como escribí en mi anterior articulo, he contactado con los amigos Catalanes, muy buena gente, y como la aventura ¡es la aventura! iré cambiando el plan según los acontecimientos.

De momento ayer tarde y día de hoy estoy descansando a una altitud de 3.100 metros (Huaraz) para ir adaptando el cuerpo.

Mañana en principio mi idea ere subir a la laguna Churup a 4. 500 metros, pero he cambiado de plan y me iré con los amigos Catalanes a una zona de escalada que se llama Hatún Machay a unos 4.200 metros con posibilidad de caminar hasta los 4.600 m, ellos ya estuvieron ahí, ya que estos catalanes han estado con anterioridad en esta zona aclimatando.

Además para la zona de Laguna Churup el transporte es mas caro, para más buena suerte aún, me encontrado con mi amigo Andrés que lleva una agencia de turismo y tan solo nos cobra 20 soles, al cambio unos 5 0 6 euros por llevarnos en combi hasta Hatun Machay, pasar el día a escalando y bajar otra vez a Huaraz, una opción razonable contando que encima nos deja algo de material.

Partiré sobre las ocho de la mañana y estaré en Huaraz sobre las 19:00 horas de mañana.

Cuando regrese contactaré y os comentaré el plan a seguir ya que el día 5 de Julio marcho con este buen amigo catalán a la zona del Nevado Pisco y Chopicalqui, unos 6 0 7 días de montaña. Saludos, todo marcha macanudo, que aventura!

Día 4. Aclimatación a la altitud

Hoy hemos estado en la zona de Hatun Machay a 4.200 escalando en una maravillosa zona de escalada, muy cerca de Huaraz, creada desde al año 2004. Seguidamente subimos a una cota de 4.600 m, para adaptar al cuerpo. Hoy duermo también en Huaraz a 3.100 m

Hay os paso unas fotos de la actividad de hoy, perdonad no extenderme en el comentario, ya que tengo que ir al catre.

Con Oscar a la izquierda el compañero que marcho a las montañas, refugio de la zona de escalada a 4.200

Mañana me voy a las montañas, primero al Nevado Pisco de unos 5.700 y al Nevado Chopicalpi de unos 6.300 y poco más, a ver si tengo suerte y me lo llevo para el bolsillo.

En total estaré unos 10 días por la montaña, así que cuando se contacte otra vez tendrán buenas nuevas, un saludo.

Día 5, preparativos para el ascenso

 

Hoy nos hemos levantado temprano para ultimar todos los preparativos de cara a nuestro próximo objetivo de ascender al Nevado Pisco de 5.760 metros.
Nevado Pisco 5.760 m

Aclarar que nosotros lo organizamos todo aquí sin agencias, ni guías de por medio, con la dificultad que eso con lleva, preferimos contratar todo in situ, pues no sale más barato y para nosotros es más gratificante hacer las cosa por nosotros mismos, así siempre aprendemos algo nuevo, a movernos mejor por estos lares, porque eso también forma parte de la expedición.

Nos dirigimos a la Terminal de los microbuses o combi, como aquí las llaman, para gestionar el transporte hasta nuestro primer destino, la población de Yungay a una hora de Huaraz y que nos costara el precio simbólico de 3 soles y medio, menos de un euro.

Si fuéramos en uno privado nos costaría mucho más caro, así sacrificamos nuestra comodidad, ya que vamos como sardinas en lata, pero por otro lado ahorramos hasta cuatro veces más.

Una vez en Yungay cogimos un transporte privado que nos costó un poco más caro, unos cuarenta soles, ya que el recorrido es de una hora y media por una carretera de tierra bastante deteriorada hasta la población de Cebollapampa a 3900 metros, desde donde parte las expediciones al Nevado Pisco,Huandoy y Chopicalqui.

Antes de llegar a esta población pasamos el correspondiente control, mostrando a los guardas del parque el permiso de la entrada al mismo, permiso que se tramita por 65 soles en las oficinas de Huaraz.

Mientras nos metíamos en el valle, recorríamos la laguna de LLanganunco y pasábamos por debajo del la inmensa mole del Huascarán Norte de 6.665, una montaña que ya había escalado en el año 2006
Llegamos a Cebollapampa 3.900 m a eso de la una del mediodía y sobre la marcha contactamos con el arriero para empezar a gestionar todo y empezar a subir al campamento base situado a 4.600 metros, unos regateos dólar arriba dólar abajo y conseguimos cerrar un precio lógico y aceptable, 5 dólares por cada mula, contratamos dos y 10 dólares por el arriero, un total de 20 dólares por subir las cosas necesarias hasta el campamento base.
Mencionar ya de paso que si no fuera por esta clase de servicios hasta los campamento bases, la mayoría de las expediciones no tendrían, o tendrían pocas opciones de realizar alguna cumbre en esta cordillera, ya que se sube a estos campamentos bases gran cantidad de comida y material de apoyologístico.

A eso de las cuatro de la tarde ya teníamos montado nuestro modesto campamento base a 4.600 metros, en una explanada por debajo del refugio Perú que se encuentra a pocos metros por encima desde donde estábamos nosotros.

Campamento Base a 4.600 m

Refugio Perú, cerca del CB, otra opción para el que quiera más comodidad

Una cena temprana y a la cama, mañana tocaba subir al campamento base avanzado o morrena que se encuentra a unos 4.900 metros y atravesar una pesada morrena del Nevado Huandoy.

Día 6, subida al campamento base 4900 metros de altitud

 

Nos levantamos temprano para empezar a desmontar el campamento base y comenzar subir al campamento base avanzado a 4.900 metros.

Me doy cuenta entonces que cuando preparo mi pesada mochila, con el peso que llevaba, cerca de los treinta kilos, tendría que hacer un sobre esfuerzo para poder llegar al CBA sin estar aclimatado aun del todo y que eso podría comprometer el ascenso de cara a la cumbre, además mi compañero Oscarestaba mejor adaptado a la altura y no quería comprometer su ascenso, quería estar equilibrado respecto a él, es por ello que tomo la decisión allí mismo de contratar a un porteador por 25 dólares, el cual llevaría ese sobre peso hasta el CBA y así acometería con garantías de estar descansado la cumbre al día siguiente, ya que a partir de este CBA comienza la verdadera ascensión a este Nevado.

Dos oras de pesada subida por la morrena del Nevado Huandoy y montaríamos nuestro CBA a 4.900 metros.

Así despedíamos al porteador en el CBA con una instantánea

Son las 01.30 AM, me cuesta levantarme, aun noto que el cuerpo se esta adaptando a la altitud, me voy preparando mientras asomo la cabeza por la tienda y observo que hace una noche estrellada y no hace nada de viento. Noche ideal para acometer cualquier subida, hemos acordado mi amigo Oscary yo en salir sobre las 03.00 AM.

Una vez preparados iniciamos la ascensión por la morrena hasta que llegamos a la entrada del glaciar, allí nos damos cuenta que somos los primeros en la ruta, ya que unos cientos de metros mas abajo vemos las luces frontales de otros andinistas.

En la entrada del glaciar vemos que hay una huella bastante marcada y que en principio no hay peligro evidente de grieta peligrosa alguna, visto esto, decidimos por mutuo acuerdo no encordarnos.

Mi amigo Oscar iba en cabeza estaba mejor aclimatado, días atrás había estado en montañas cercanas a los 6.000 metros y evidente era su mejor adaptación a la altura.

Ibamos ascendiendo poco a poco con mucha precaución, algún puente de hielo que atravesar, alguna que otra grieta evidente que saltar y sobre las 05.00 AM ya habíamos pasado el collado situado a unos 5.200 m, dirigiéndonos en dirección oeste, itinerario por donde discurre esta ruta.

Sobre los 5.500 m. noto los primeros síntomas de altura por sobre esfuerzo, ya que el cuerpo continua con su adaptación a la altura y en unas de las paradas para coger aire, vomito el poco líquido que había ingerido, no me preocupo y sigo con la ascensión. Mientras mi compañero unos metros mas adelantado me grita que rozamos la cota de los 5.600 m. ¡ya quedaba menos!

Serian estos últimos ciento y poco metros, los que me harían emplearme a fondo para poder hollar esta bonita cumbre. Llego un momento, que me puse a contar pasos, primero veinte pasos, parada, bocanada de aire y otros veinte, así iba progresando como una hormiguita y arañando metros a este pastel de nieve, como si ganas de comérmelo tuviera.

Amaneciendo y con una vista espectacular, un día maravilloso e inmejorable, veía la silueta de Oscar como coronaba la cumbre, unos metros mas abajo estaba yo, un pequeño puntito que se afanaba en superar el ultimo tramo de escalada que me llevaría a reunirme con Oscar, éramos los primeros en llegar ese día, invirtiendo un horario de 4 horas desde el CBA.

Estábamos satisfechos por el trabajo realizado y por todas las decisiones en común que habíamos tomado para cumplir este sueño.

En la cumbre, a la cabeza se me viene la imagen de mi padre Fc o. Arocha Santana, fallecido el pasado 1 de marzo, el ha sido el empuje para que haya logrado este objetivo. De repente se me ponen los pelos de punta y siento la presencia de el, no se si serán cosas de la altura, pero por un momento sentí la presencia no solo de mi padre, si no de todos los seres que había perdido, y por un momento sentí humildad y estar empequeñecido por tanta grandeza.

Recuerdos como no también, para los que están aquí, bien presentes, por que tod@s ustedes indirectamente estaban allí, familiares, mi hijo Carlos, compañera Guillermina…etc

Por todo vuestro apoyo os doy las más sinceras gracias

Después de la cumbre tocaba bajar, iniciamos el descenso directamente a Cebollapampa 3.900 m, casi dos mil metros de desnivel, no sin antes, desmontar el CBA, después de un merecido descanso.

Descendiendo de la cumbre del Nevado Pisco 5.760 m.

Día 8, el descanso del escalador

 

Descanso en Cebollapampa para ir al Nevado Chopicalpi.

Tres días siguientes de recuperación

Una incidencia sobre un dolor de muelas, nos hace replegar a Huaraz y dejar el Chopicalpi para dentro de unos días.

Próximo dos o tres días de descanso para que el compañero Oscar se recupere de la extracción de su muela.

Día 12, regreso a las montañas

En el día de hoy estamos ultimando los preparativos para regresar a las montañas, concretamente al objetivo anterior que habíamos dejado pendiente, el Nevado Chopicalpi de 6.352 metros por una pequeña incidencia que nos hizo replegarnos a la ciudad de Huaraz a tratar un dolor de muelas del compañero catalán Oscar, por cierto, el compañero se encuentra muy bien, le ha sido extraído una muela y ya ha cumplido con el reposo pertinente para poder ir a las montañas al cien por cien.

Estos últimos días con el cambio de luna el tiempo ha estado algo inestable, cosa que nos ha venido bien, ya que ese tiempo lo aprovechamos para la recuperación de mi compañero y aprovechar para descansar después de la ascensión al Nevado Pisco de 5.760 m.

Mañana domingo día 13 nos desplazaremos directamente al Campamento Base Morrena o campamento avanzado del Nevado Chopicalpi 6.352 m. queremos realizar una subida lo mas rápida y ligera posible aprovechando la ventana de buen tiempo que ha entrado ahora ya que estamos mas aclimatados.

El Lunes 14 de Julio, si las cosas marchan bien montaríamos un campo alto antes del ataque final y seria la madrugada del martes 15 cuando iniciaríamos la subida a la cumbre, hollando la cima si todo marcha bien ese mismo martes día 15 a las entre las 8 y las 9 de la noche hora canaria.

En la adversidad y debilidad de nuestro interior, se encuentra la verdadera fortaleza para cumplir todos nuestros sueños, tan solo hay que intentar por lo menos llevarlos a cabo.

Día 13 otro vez en Huaraz

 

Después de unos días de recuperación en Huaraz, habiendo sido extraída esa muela que tanto molestaba al compañero Oscar, teníamos puesto en mente ascender al Nevado Chopicalpi de 6.352 metros, regresando al mismo valle que habíamos dejado hace unos tres días por dicha incidencia.

Nos habíamos propuesto en ascender al Nevado Chopicalqui y un dolor de muelas no iba a cavar con nuestras esperanzas de intentar esa bonita montaña.

Así que en este día nos levantamos a las 06.00 de la mañana para coger uno de los primeros colectivos llamados también combi y dirigirnos nuevamente a la ciudad de Yungay, donde cogeríamos otro transporte privado que nos depositara a las faldas del campamento base, después de recorrer una pista de tierra durante casi una hora que atraviesa el sector Yanganunco.

Antes de atravesar este sector, se tiene que pasar el correspondiente control de acceso, enseñando el correspondiente permiso de acceso al mismo y actividad a realizar.

Comentar ya de paso, que cada vez son más las pegas que ponen estos guardas si se va a realizar una actividad sin guía, o sea por cuenta propia. Es en ese momento, cuando tengo que ponerme en mi sitio y comentarle al guarda con voz firme y decisión que esta expedición está avalada técnicamente, que tenemos experiencia y que soy docente titulado en escalada en roca, a lo que al guarda me dice también con voz contundente que lo demostrara.

En ese momento se me ocurre coger la tarjeta federativa de montaña y decirle que esto es más que suficiente para poder demostrar lo que estaba diciendo, cosa que no es cierta, ya que una simple tarjeta federativa no te da los conocimiento para atacar una montaña de más de 6.000 metros, pero que el trago debido a mi firme decisión, ¡de risa!

Habíamos llegado hasta el punto de partida de nuestra expedición, donde nos dejaría el vehículo y empezaríamos el ascenso a esta montaña a unos 4.100 metros.

Nuestro estilo estaba bien definido, estilo alpino total, estilo puro, nada de guías, arrieros, burros ni porteadores, para que lo entiendan más claro, este estilo consiste en ascender desde el principio de la montaña con todo a cuestas, en la mochila, cargándolo todo uno mismo y subir la montaña pasando por los correspondientes campamentos de altura sin bajarte de estos hasta conseguir la cumbre, nada que ver con las demás expediciones que van con todo hecho.
Comenzamos el ascenso hasta el campamento base morrena, situado a una altitud de 5.000 metros, unos casi 900 metros de desnivel, ya que el campamento base que se encuentra a unos 4.200 metros, a unos cuarenta y cinco minutos de la carretera, que nos lo saltaremos ese día, una paliza.

Continuábamos por una pesada morrena que nos hizo emplearnos a fondo hasta llegar al campamento base morrena después de 4 horas de fatigada subida, nuestros cuerpos pasaban de los 3.100 en la ciudad de Huaraz a casi los 5.000 metros del campamento base morrena, casi 2.000 metros de desnivel en unas horas, así y todo nos sentíamos bien.

 

Llegando al campamento base avanzado 4.900 metros

Al caer el sol veíamos la imagen del Chopicalpi, todo un privilegio en un escenario rodeados por altas montañas, éramos felices.

Día 14 hacia el campamento C! a 5400 m.

A la mañana siguiente nos levantamos no muy temprano, ya que hoy había que pasar un agrietado glaciar, a eso de las 11.00 a.m. comenzamos a subir para montar el campamento 1 a unos 5.400 metros. Decidimos nuevamente no encordarnos ya que las grietas eran evidentes y se podía pasar bien con un poquito de precaución, unas tres horas y media de marcha glaciar y estábamos ubicados en el campamento 1.

Campamento alto a unos 5.400 m, con el Nevado Huascarán Norte de Fondo

Día 15, intento de cumbre

Esa madrugada nos despertamos tarde, tendríamos que haber salido sobre las tres de la mañana y son las cuatro, no hemos podido dormir bien y rápidamente nos vestimos para atacar la cumbre, sentía que no estaba al cien por cien y cuando llevamos una hora ascendiendo decido darme la vuelta por no encontrarme bien del todo, llegamos a la tienda y nos metimos en el saco. Ese mismo día decidimos descansar todo el día e hidratarnos bien para atacar la cumbre al día siguiente, sabía respuesta.

Día 16, ascenso a la cima

Sobre las dos de la mañana nos despertamos y nos vamos preparándonos para ir saliendo sobre las tres de la mañana, la noche esta estrellada y no hace mucho frió. Hemos quedado con Edu, un ecuatoriano que se apunta con nosotros ya que va solo. Unas cuatro horas y media de ascenso y nos colocamos en la cima del Chopicalpi de 6.352 m, todo ha valido la pena, el frió, el esfuerzo y las ganas de superación han hecho posible este sueño.

Basado el la expedición de Carlos Arocha

Sending
Valoración de lector
0 (0 votos)
Valoración por comentarios 0 (0 reviews)

Deja tu comentario

Sending