Trekking por la Serrella

El tekking por la Serrella cruza probablemente, la sierra más bella de Alicante. Es también la menos conocida y, a veces, no puedo resistir la tentación de pensar que hay una relación entre ambas cualidades.

Trekking por la Serrella 1

Está formada por una cresta estilizada, con una leve forma de arco. Se extiende de poniente a oriente y está coronada por cuatro “miltrescientos”, la Serrella L’Hedra, el Pla de la Casa y la Mallá del Llop.

Sus dos vertientes son muy diferentes. La sur cae hasta los trescientos metros hacia la Vall de Guadalest, ahora colmada de agua por un pantano. Allí se arremolinan pueblos míticos para la historia y la cultura valenciana y alicantina que merece la pena conocer uno a uno, Guadalest, Benimantell, Beniardá, Benifato, Abdet, Confrides.

La vertiente norte cae hasta los seiscientos, por una vertiente fascinante, adornada por pivotes cársticos muy bellos en la zona de Quatretondeta, muy populares y conocidos como “Els Frares”. Los otros dos pueblos, Fageca y Famorca, aún conservan su estructura primigenia. Todos los topónimos son extraordinariamente evocadores y anuncian que estamos pisando un territorio muy especial.

La truta de trekk

Pero hablemos de la travesía. Además de tanta belleza natural y cultural (por cierto, la cocina de la zona, con reminiscencias moriscas es espectacular: Olleta de Blat (trigo), pelotas envueltas en col, pericana, herbero, en fin…), la ruta tiene un valor montañero difícil de alcanzar en nuestro ámbito.

Trekking por la Serrella 2

La travesía completa supera los 1700 metros de desnivel acumulado (nosotros estábamos un poco perjudicados y nos dejamos L’Hedra, subiendo, aún así, un desnivel acumulado de 1500 m). Conviene recordar que este último desnivel te permitiría ascender el Aneto.

El recorrido propuesto se inicia en el pantano de Guadalest. Se aprovecha un antiguo acceso a un aprisco por el Barranc de Les Coves. Desde aquí hay una conexión interesante siguiendo el barranco hasta los dominios de una antigua masía a la que merece la pena ascender por las extraordinarias vistas que aporta.

La casa debió conocer tiempos magníficos a juzgar la enorme extensión de terreno que mantenía cultivado. Este terreno de labor está infestado de aliagas que hacen penoso el tránsito por estos campos.

paisajes de La Serrella Alicante

La ascensión continúa por el increíble barranc de la Mallà, espectacular canal abierta entre dos crestas que mantiene un desnivel constante y prolongado, de terraza en terraza, y que nos anima con pozos de nieve en los que conviene detenerse durante el ascenso.

Subir a ritmo es un excelente ejercicio cardiovascular para quiera entrenarse para empresas mayores. Poco antes de alcanzar el primer collado, hay una variante hacia la izquierda muy interesante, siguiendo rastros de animales y la intuición montañera, que te deja en la cima de la Mallà de una manera elegante y más suave aún que la senda original.

Por cierto: hace uno o dos años observamos una lamentable agresión en “la canal”: huellas de moto y fitas que sugerían una carrera reciente de motocross por las terrazas de la mallá. Este año, por fortuna, ya nada se notaba que recordarse esta ignominia.

A partir de aquí la cresta es la norma y la guía del camino. Se sigue de una manera limpia por la cuerda que, durante unos pocos metros recuerda incluso la alta montaña, hasta una peña alta y un descenso fuerte para alcanzar el primer collado (siempre por la izquierda para perder menos altura).

Desde allí se retoma ya la ascensión hacia el Pla de la Casa, siguiendo marcas de PR. Hay un fuerte desnivel final que te lleva a una pequeña llanura donde se conserva un pozo de nieve magnífico, con un diámetro enorme, que merece la pena contemplar. La cima, sobre una peña, esconde el secreto de un castillo del que sólo quedan los cimientos. Una cruz de metal llevada por montañeros del Centro excursionista de San Juan corona esta cima, punto más alto del trayecto.

Sigue un recorrido llano, con algo de prado, que le confiere un aspecto poco frecuente en esta geografía tan seca. Hay un nuevo descenso que lleva ya a una pista forestal. Basta seguirla para ascender a la Serrella, donde encontraremos antenas y un observatorio. Desde ahí hay muchas opciones para concluir. La más sencilla es continuar la pista hasta alcanzar la carretera, seguir hasta Benasau por un PR, o dejarse caer por un runar hasta Quatretondeta.

Se mire por donde se mire, es, posiblemente, la reina de las rutas de montaña alicantinas. La ruta montañera es exigente, con cambios de ritmo y pendientes para gente sin prejuicios. La belleza del lugar y las vistas son extraordinarias, sobre todo cuando miras hacia el mar.

La flora es especial, con numerosas plantas aromáticas de extraordinario perfume, como salvia o manzanilla, además del tomillo y el romero.

Si vas de  senderismo aquí tienes nuestra propuesta, buen precio , llegada en 24 h y si no te gusta puedes devolverlo sin coste adicional

 

Sending
Valoración de lector
0 (0 votos)
Valoración por comentarios 0 (0 reviews)

Deja tu comentario

Sending