Trekking por los Circos de Sierra Nevada

Realizar un trekking por los Circos de Sierra Nevada es volverte a ilusionar como un peque cuando se va de acampada.

Trekking por los Circos de Sierra Nevada 1
  • Duración: 2 días
  • Distancia recorrida, 11 km. el primer día, 14 el segundo.

La emoción mientras hacemos la mochila, las mismas dudas de siempre sobre qué meter dentro, lo que sacamos una vez sopesada, los momentos mágicos de transición entre el día y la noche, pues eso, que es una actividad que nos gusta y rejuvenece.

Empieza el trek por Sierra Nevada

Salimos temprano, para coger el primer autobús que desde Pradollano sube hasta las posiciones del Veleta, Maribel, la amable guía del parque nos habla sobre las plantas endémicas de Sierra Nevada y recuerda aquello de “no den de comer a los animales” que aprendimos de pequeños.

Iniciamos el descenso al corral del Veleta por el Veredón, debe llamarse así por la magnificencia de las vistas, por su trazado inverosímil, cuando ganamos distancia parece imposible que ese muro pueda surcarlo una senda transitable.

No le quitamos ojo al corredor o “couloir” del Veleta, empinada rampa que en condiciones de nieve es una de las actividades de alpinismo invernal mas atractivas de Sierra Nevada, le estuvimos “tomando las medidas” para el próximo invierno.

Trekking por los Circos de Sierra Nevada 2

El Collado de la Veta Grande y el pico Juego de Bolos

Después de una dura subida, alcanzamos el collado de Veta Grande que nos regala un magnífico panorama de las caras norte de las montañas, allí nos quedamos un buen rato contemplando el paisaje y reconociendo los picos.

Descendimos por otra magnífica vereda hasta el Corral de Valdeinfiernos. A la laguna Larga llegamos poco después, un enclave precioso para acampar pues está recogido, tiene agua y prado para descansar, como era pronto, repostamos bastante agua, pues este ha sido un año muy seco y vamos a tener pocas oportunidades de repostar, comimos algo y continuamos la marcha.

La subida hasta el pico Juego de Bolos fue dura, pero las vistas de las caras norte del Mulhacén y la Alcazaba compensan con creces el esfuerzo, desde allí estudiamos varios itinerarios que tenemos en proyecto.

Descendimos al collado del Ciervo, dejamos las mochilas y nos dirigimos a la cumbre del Mulhacén que aunque hemos subido unas cuantas veces nos sigue invitando a alcanzarla una y otra vez.

La discusión del día fue elegir el sitio para vivaquear, el refugio de la Caldera no obtuvo ningún voto, pues suele estar saturado, la cumbre tuvo pocas opciones. Finalmente ganó la propuesta de unas corraletas que vimos desde la cima al sur del refugio de la Caldera cerca de unos lagunillos, donde además teníamos que repostar necesariamente agua pues habíamos agotado la que llevábamos.

Los lagunillos los encontramos llenos de algas y con el agua estancada, Nos costó encontrar un borreguil en que corriese algo de agua, con un hilillo que salía fuimos llenando poco a poco las cantimploras con algo de aprensión.

Las pastillas potabilizadoras que les pusimos disiparon algo nuestros recelos. Parte del encanto de la montaña, la tiene también que recuperas un horario infantil, sino ¿Qué haces a las 9 y media acostado? Con la puesta del sol en la alta montaña la temperatura desciende en picado y los veintitantos grados del día se convierten pronto en menos de una docena, a pesar de estar en pleno verano, así que ¿Dónde se está mejor que dentro del saco?

Dormí estupendamente gracias a la nueva esterilla hinchable recién estrenada y a que a los roncadores los mandamos al corralito norte, distante unos metros del nuestro pero a tiro de piedra.

Lagunas del Río Seco y el Pico Veleta

La vuelta la realizamos tranquilamente, pues coincidimos en fecha con la subida al Veleta en bicicleta, por lo que presumimos que no podríamos abandonar Pradollano hasta la tarde.Tomamos la senda que pasa por encima de la Caldera y el “invitado” la pista de Capileira.

trek por Sierra NevadaNos juntamos a la altura de las lagunas de Río Seco, poco después volvimos a tomar caminos distintos, nosotros fuimos por el paso de los Guías, equipado con una cadena, que permite acortar un buen trozo de la pista.

En el refugio de la Carihuela nos volvimos a reunir para volver a separarnos otra vez más, en ésta sólo dos ascendimos a la cumbre del Veleta, de escaso interés montañero por llegar casi hasta la misma una carretera asfaltada, con un gran trajín de ciclistas ese día.

Preferimos esa opción a esperar en un bar de Pradollano a que terminase la prueba ciclista.En el recorrido final hasta Los Albergues pudimos compartir tramos con esforzados ciclistas populares “de toda edad y condición”, los que subían alegres aparentemente sin gran esfuerzo hasta los que casi se arrastraban, los ánimos que daban los que bajaban a los que todavía subían “sólo quedan un par de vueltas” y faltaban todavía un montón.

Dedicamos desde aquí nuestra admiración por un ciclista que subía a pesar de tener una sola pierna, fuerza de voluntad como esa son las que mueven el mundo.Cuando llegamos, nuestros compañeros ya habían agotado toda la cerveza del bar, así que nos subimos al coche y regresamos a casa pensando en la próxima y deleitándonos con las imágenes y momentos vividos.

Si vas de senderismo aquí tienes nuestra propuesta, buen precio , llegada en 24 h y si no te gusta puede devolverlo sin coste adicional

 

Sending
Valoración de lector
0 (0 votos)
Valoración por comentarios 0 (0 reviews)

Deja tu comentario

Sending